Los 8 tresmiles del Balneario de Panticosa

- Distancia: 21´5 km.
- Subida acumulada: 1910m.
- Desnivel acumulado: 3820m.
- Altura máxima: 1921m.
- Altura mínima: 3082m.
- Tiempo: 5h.
-Época: Verano y Otoño
Con buen tiempo.

Descripción de la ruta:
La idea de esta marcha es subir corriendo y ascender los 8 tres miles que hay en la zona del Balneario de Panticosa con nuestras zapatillas que siempre pesaran menos que las botas de alta montaña. A ratos iremos corriendo y en las zonas delicadas andando o trepando cuando sea necesario.
El primer pico a subir es el Argualas. Aquí no hay problemas técnicos salvo los 1365m de desnivel positivo que nos encontramos al principio. Para ello saldremos del Balneario a 1921m dirección Oeste pasando al lado de una bonita cascada que encontramos al lado del camino para ir ganando altura a base de zig-zag hasta salir del bosque, siguiendo el camino bien trazado que nos llevara por terreno de pastizal de montaña hasta una hoya a 2243m. Aquí cogeremos dirección norte apreciando que el camino se empina mas, no tendremos problemas de orientación pues todo esta marcado con hitos. Veremos tal como nos vamos echando en horizontal a la izquierda, pasando por debajo de las pedregeras que vamos dejando arriba, que la inclinación del terreno se suaviza, dejando sobre nuestras cabezas el collado de Pondiellos el cual lo tenemos que dejar para acercarnos hacia el collado central a 2940m, el cual subimos este ultimo trozo por una empinada pedrera bien marcada gracias al montón de montañeros que por aquí pasan. Llegamos a un pequeño circo y con tan solo 30m de llano, seguimos subiendo por otra empinada pedrera que tan pronto das un paso para delante como das otro para atrás. Así enseguida llegamos a la base de la cresta del pico, subimos y nos colocamos en el filo, aquí ya no se puede correr pues hay que ir con sumo cuidado a la izquierda, pues a partir de aquí ya no nos podemos permitir ningún fallo, pues hay muchos cortados y paredes por donde nos movemos, lo único que hay que tener en cuenta es no tener vértigo y hay que saber moverse bien por la montaña. Por esta cresta, medio trepando nos aproximamos a la base de la pirámide que nos separa de la cima y que es fácil de subir. En un momento estamos en la cima del pico Argualas a 3046m. A partir de aquí los desniveles no son tan grandes como el que hemos subido, pero el terreno a correr es mucho mas técnico. Bajamos el pico y vamos por la cresta hasta donde la habíamos cogido para seguir con ella y perdiendo un poco de tiempo por seguridad y sin prisas hasta llegar al Pico Algas 3940m. A partir de aquí el terreno es un poco más cómodo, aunque no por ello hay que bajar la guardia. Descendemos la empinada pedrera hasta llegar al collado y empezamos a subir por la traza existente por la cresta hasta llegar a la cima del Garmo Negro con 3051m. De aquí tenemos una vista fantástica del pirineo que nos rodea. El próximo trozo es complicado de bajar. Bajaremos hacia el dedo de Pondiellos por una empinada y peligrosa bajada entre hierba y roca con un abismo debajo de nuestros pies, donde tendremos que tener un cuidado especial hasta el collado. De aqui en un momento llegamos al Dedo de Pondiellos 3011m. La bajada de aquí al collado de Pondiellos no es tan complicada, pero hay que prestar atención a las rocas sueltas y a los canales por donde bajamos marcada con hitos. Una vez en el collado a 2825m, cruzamos por entre un pedregal por debajo del Arnales, cuando estamos prácticamente en medio del pico empezaremos a subir entre rocas y canales a cuatro patas prestando atención de donde no agarramos pues esto en escalada seria un 3º grado y hay muchas piedras sueltas, así llegamos a la cima del Arnales de 3006m. Estamos en una afilada cresta que seguimos pasando con cuidado hasta un pequeño collado que separa este pico de los picos de los infiernos los cuales son los próximos a subir. Para subir aquí treparemos por su filo buscando el paso mas evidente. Este paso es otra de las zonas complicadas de la ruta, iremos buscando el intinerario hasta una brecha que nos da vista al glaciar de los infiernos, para legar aquí hemos tenido que hacer un paso un poco complicado para posteriormente subir un trozo de pared vertical de unos 6m con buenos agarres siendo este paso en escalada 4º gado. A partir de aquí la cosa se pone mas fácil llegamos de esta manera al primer de los tres infiernos. Si no queremos pasar este trozo malo podemos recurrir a la opción de subir por la cara sur al lado de un corredor que nos deja igualmente en la cima con el único problema de mucha piedra suelta que puede resultar mas peligroso si tenemos gente por encima de nosotros y nos puedan tirar alguna piedra. Por una cresta muy fácil y bonita hacemos los tres tresmiles de los infiernos 3082m. Con unas vistas espectaculares seguimos desde el último de los tresmiles por la subida normal, más fácil que lo que hemos hecho hasta ahora pero sin confiarnos demasiado, pues nos movemos a una considerable altura llena de cortados. Vamos bajando y estas paredes se convierten en una larga pedrera con un camino entre las rocas bien trazado que nos dejara enseguida en el collado de Tebarray a 2782m teniendo una bonita imagen desde aquí de su pico y su Ibón. A partir de aquí seguiremos la ruta normal de la GR11 que por aquí discurre para bajar por un bonito y rocoso camino a los ibones azules (2380m), contemplado los restos del pequeño glaciar de los Infiernos un poco mas abajo llegaremos a los lagos de Bachimaña (2207m). Seguiremos bajando por un camino bastante turístico, pues aquí sube muchísima gente de excursión. Bajaremos la llamada cuesta del fraile y entre gran cantidad de roca y paredes graníticas llegaremos al balneario de Panticosa para finalizar esta etapa Express que hemos realizado. En esta etapa habrá que alternar el correr con el andar y con el trepar, los pasos que tenemos por allí arriba son complicados y hay que elegir muy bien el día para evitar los hielos las tormentas y las nieblas, pues nos movemos con poca ropa y material para aligerar el paso. También seria de gran utilidad alguna pequeña cuerda para asegurarnos en algún sitio. Cuidado con las torcidas, vamos con zapatillas que protegen menos que unas botas de montaña.
Seguro que si nos planeamos hacer estos 8 tresmiles en una sola jornada nos deja un buen sabor de boca. Suerte.

1 comentario:

Anónimo dijo...

hola Samuel, enhorabuena por tu blog, yo que voy bastante por el valle de tena me parece cojonudo!

esta ruta, no te parece más sencilla en el sentido contrario? la cresta entre arnales e infierno se puede evitar perdiendo altura y volviendo a subir junto a la canal?

hay alguna novedad sobre la ultra que comentabas para 2015? me parece una idea buenisima y un recorrido precioso.

Enhorabuena por el blog, es buenisimo!

pd: tienes una errata en la altura del algas